Los octogenarios son reacios a acudir a urgencias extrahospitalarias ante síntomas del infarto, lo que puede tener consecuencias en su evolución posterior

Origen: Los octogenarios son reacios a acudir a urgencias ante síntomas del infarto