Disponer de más espacios verdes cerca de casa o vivir más cerca de entornos naturales contribuye a una mejor capacidad física de las personas mayores

Origen: Vivir en entornos naturales retrasa el declive físico en personas mayores