Luigui Vidal Rivas
Personas e instituciones, publican ampliamente sobre personas mayores y gerontología, en las redes sociales de internet, especialmente en redes más adultas como el Facebook, muchas instituciones, se orientan en el mismo sentido de un envejecimiento activo, saludable y con enfoque de derechos, hay mucha coincidencia en los objetivos y principios declarados.
Todos coinciden en un bien común, en mejorar la calidad de vida de las personas y contribuir a su empoderamiento, basado en todo ello, los diversos espacios como páginas o grupos, por una simple lógica de principios declarados, que están por encima de las instituciones y sus integrantes, es ilógico el principio de la competencia, y se impone el trabajo colaborativo de alianzas, unión de fuerzas.
En la red el funcionar y crecer, es compartir, unirse, vincularse, aliarse, ese es el camino para desarrollar y crecer, cuando tu compartes, beneficias al otro y te beneficias tú, cuando una red pequeña se una a una grande crece, y la red también crecerá, el que se aísla pierde, cuando aparecen nuevas páginas, hay más información para compartir, no existen amenazas, al surgir otra alternativa, surge otro aliado, que ayudará con más información.
EL que trabaja más y mejor aportará más al bien común, y eso será valorado por la audiencia, no se trata de poner zancadillas a otro, se trata de trabajar en el bien común, que se expresa en una red de redes, y nuestra mirada será aportar más al bien común antes que mirar a un supuesto competidor, ¿para que trabajamos?
Preocupémonos en mejorar nosotros mismos, por el bien común, y mantenernos firmes en los objetivos.
Lamentablemente, todavía muchos no entienden el sentido de trabajar en red, algunos se han desviado de los objetivos, algunas organizaciones, tienen objetivos no declarados, que alejan la mirada de la red de redes, del bien común, y comienzan a primar otros intereses, a veces nada santos.
Es necesario no declararse honesto, sino actuar de manera transparente, generar confianza, convirtiendo el comunicar en una virtud, toda institución que dice trabajar por las personas mayores, está obligada a informar de sus actividades, así como los grupos de llamados representantes, que extrañamente, casi nadie conoce, los que temen a la luz pública, probablemente, no trabajan tanto como dicen, u ocultan acciones contrarias al bien común, transparencia y comunicabilidad, son dos elementos básicos, para dar ejemplo, en un país donde necesitamos buenos ejemplos.
Personas mayores, con pleno ejercicio ciudadano y con derechos, con buena atención de salud, con acceso libre a la información y a la tecnología, es algo por lo cual, debemos luchar, comunicar a la ciudadanía es un deber y una obligación, basta de clubes cerrados, vamos a trabajar en red por el bien común, la red de redes, comunicación abierta con la comunidad.
43326585_1107557579406618_4839576609490993152_o